Editorial Foro 2: Las tensiones entre democracia y automatización

La revolución tecnológica que estamos viviendo está cambiando las relaciones entre las instituciones y las personas. Esto también afecta el modo en que nos hemos acostumbrado a entender la toma de decisiones democráticas. La pregunta que estamos enfrentando es en qué medida es compatible con los valores democráticos el delegar importantes decisiones sobre la vida en sociedad a sistemas automatizados que dependen de algoritmos diseñados por expertos. Se trata de una versión contemporánea del debate sobre el espacio de la tecnocracia en una democracia, sólo que ahora el acelerado desarrollo de estas tecnologías permiten en cuestión de segundos resolver problemas de alta complejidad. Por otro lado, este proceso altera la posibilidad de que como ciudadanos interactuemos directamente con quienes toman decisiones sobre nuestras vidas. Lo que habitualmente hemos denominado como “criterio humano” pierde relevancia (o se ve amenazado).

¿Existe una tensión entre el uso de sistemas automatizados y los valores de una democracia? ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de delegar en algoritmos el proceso de toma de decisiones administrativas? ¿Podemos ganar en eficiencia sin perder la posibilidad de ejercer control sobre quienes toman decisiones sobre los asuntos públicos? ¿Quién responde ante posibles fallas de los algoritmos diseñados.

Para liderar este foro, le pedimos a Diego Pardow, profesor de derecho económico de la Universidad de Chile, que escribiera el ensayo principal. En su excelente ensayo, Diego presenta convincentes argumentos para mostrarse escépticos frente a una excesiva delegación de decisiones administrativas en sistemas automatizadas. Para comentar los puntos de vista planteados por Diego logramos reunir un grupo diverso de comentaristas, que abordaron el tema desde sus distintas disciplinas académicas, en perfecta armonía con lo que queremos promover en Intersecciones.

Agradecemos a Isabel Aninat, Umut Aydin, Gabriel Doménech, Guillermo Larraín, Mauricio Olavarría y Gabriel Weintraub por sus interesantes contribuciones a este foro. En especial, agradecemos a Diego Pardow por haber liderado una reflexión profunda sobre las tensiones entre democracia y automatización. 


Editorial Foro 1: ¿Por qué discutir de desigualdad?

Resultó bastante fácil definir que nuestro primer foro estuviera dedicado al fenómeno de la desigualdad. Las formas y causas de la desigualdad en Chile han sido motivo de innumerables controversias, incluso entre expertos que han estudiado este fenómeno. La existencia de variadas visiones sobre la desigualdad nos pareció terreno fértil para el tipo de diálogo que queremos promover en Intersecciones, un diálogo serio y tolerante entre expertos que se han aproximado al tema desde distintas perspectivas.

Para liderar la discusión invitamos al sociólogo Raimundo Frei a escribir el ensayo principal del foro. Raimundo fue uno de los autores del reciente libro del PNUD dedicado al tema de la desigualdad (Desiguales). En concreto, a Raimundo le pedimos que, a partir de su extensa experiencia investigando este tema, nos entregara su propia interpretación sobre este fenómeno. Las preguntas que le planteamos fueron ¿es preocupante el nivel de desigualdad en Chile?, y ¿qué tan preocupante es? La invitación fue acompañada de una condición, que constituye uno de los sellos distintivos de Intersecciones: su ensayo iba a ser comentado por importantes investigadores, con distintas aproximaciones políticas y disciplinarias, a quienes además él debía responder con un comentario final.

Es interesante notar que Raimundo escogiera como título para su artículo central una nueva pregunta: “¿Por qué aumenta la sensación de injusticia?“. Tenemos la impresión que esta pregunta en tono afirmativo sería la respuesta breve del autor ante las preguntas que le propusimos. Para Frei, un rasgo distintivo de la reciente evolución de la desigualdad en Chile es que ha estado acompañada de un aumento en la percepción de injusticia. Y es que en relación a la desigualdad de nuestro país, parece haber un consenso de que, gruesamente medida en sus indicadores tradicionales, es comparativamente alta pero ha experimentado un proceso de descenso en los últimos años. Raimundo entonces aventura una pregunta que puede ser más interesante aún: ¿a qué se debe entonces que la desigualdad de ingresos y la sensación de injusticia se muevan en direcciones contrarias?

Tuvimos el privilegio de reunir a seis destacados comentaristas que han estudiado este tema en profundidad para que reaccionaran al ensayo principal del foro. Un ejercicio interesante para el lector, en este caso, será identificar por sí mismo cómo cada uno enriquece el debate. ¿Desde cuántas formas se puede analizar el texto original? El resultado natural es que el texto de Raimundo se multiplica. No sólo se extiende en palabras, sino que se amplía incorporando las dimensiones que sugieren quienes comentan. Algo de este efecto multiplicador percibirá el lector cuando compare el texto inicial y final con que Raimundo abre y cierra este foro. Ojalá una vez hecho ese ejercicio completo, el lector pueda por su propia cuenta responder a nuestras preguntas iniciales.

Por último, quisiéramos agradecer a los autores del primer número de intersecciones: Nicolás Grau, Rocío Lorca, Pablo Ortúzar, Claudio Sapelli, Carolina Segovia y Agustín Squella. En especial agradecemos a Raimundo Frei quien aceptó liderar este debate que nos deja una reflexión profunda sobre el que es uno de los problemas más agudos que enfrenta nuestra sociedad.